Emisión de la Radiodifusión Checa para el Exterior 
22-11-2019, 05:07 UTC
Cuba, el país donde la prensa independiente y la oposición están en la cárcel
 
Oswaldo Payá Sardiñas y el Proyecto Varela

Por Freddy Valverde

Oswaldo Payá Sardiñas y Václav Havel, foto: CTK Oswaldo Payá Sardiñas, de 50 años de edad, es en este momento el disidente cubano más conocido a nivel internacional. Su incansable labor ha arrojado importantes frutos.

"Estamos buscando la reconciliación. Queremos un cambio entre cubanos. Los cambios han de producirse desde Cuba, no a partir de acciones desde el extranjero", dijo Payá durante su visita a Praga donde se reunió con el entonces presidente checo Václav Havel, quien propuso al disidente cubano al Premio Nobel de la Paz.

De acuerdo con Payá, Cuba vive un momento muy importante de su historia porque ha surgido una nueva ola de solidaridad que crece en todo el mundo, al lado que se siente un nuevo espíritu dentro de la Isla y en el exilio.

El Proyecto Varela

Siguiendo el legado del presbítero independentista del siglo XIX Félix Varela, Oswaldo Payá Sardiñas decidió en 1977 lanzarse a la gran aventura y redactar el Proyecto Varela. Con una paciencia y dedicación inquebrantables, Payá y sus seguidores dentro del Movimiento Cristiano Liberación tocaron las puertas y las conciencias de los cubanos durante cinco años hasta regorrer las 10 mil firmas que exige la Constitución para que los ciudadanos puedan promover leyes en Cuba.

En mayo de 2002 Oswaldo Payá Sardiñas rompió todos los esquemas existentes en Cuba, se presentó a la Asamblea del Poder Popular y entregó 11020 firmas de ciudadanos cubanos con derecho a voto que respaldan el Proyecto Varela.

Esto quiere decir que moviendose en los marcos de la ley, de la Constitución vigente en la Cuba de Fidel Castro, los ciudadanos respaldaron las propuestas de Payá y de su Movimiento Cristiano Liberación.

Descrito de manera breve se trata de una iniciativa civil que pide la celebración de un referéndum sobre la aprobación de leyes de apertura política y económica que garanticen la libertad de expresión y de asociación, la apertura de espacios para la empresa privada, amnistía para los presos políticos, una nueva ley electoral y la celebración de elecciones libres.

La Primavera de Praga de 1968 fue el gran impulso

Durante su visita a Praga, y en declaraciones anteriores a la prensa, Payá confirmó que sus posturas contra el comunismo, contra el régimen de Castro se radicalizaron durante la Primevera de Praga de 1968, cuando lo tanques soviéticos y las tropas del Pacto de Varsovia invadieron Checoslovaquia.

El Proyecto Varela es similar a la iniciativa que impulsara Václav Havel y el movimiento disidente checoslovaco en 1977, que posteriormente se conoció como Carta 77. Los opositores al régimen comunista exigieron al gobierno el cumplimiento de la Constitución de la República y plantearon una serie de exigencias en los marcos de las leyes vigentes. Václav Havel fue el primer portavoz de Carta 77.

Oswaldo Payá ha empezado a recibir el apoyo cada vez más decidido de opositores dentro de la Isla y también de algunos del exilio.

El Proyecto Varela fue respaldado por la concertación Todos Unidos que concentra a más de 160 grupos opositores en Cuba, entre los que destacan la Comisión Cubana de Derechos Humanos del disidente Elizardo Sánchez Santacruz, y el Partido Social Demócrata del ex preso político Vladimiro Roca.

El Proyecto Varela continúa

Aquellos que sostienen que el Proyecto Varela terminó su vida hábil se equivocan. Según explicara su autor, el paso siguiente es exigir al Gobierno que publique el texto completo de la iniciativa para que el pueblo sea el que diga si se trata o no de algo positivo.

Durante su viaje a Praga, Payá dijo que se trataba de una experienci muy importante porque eso ayuda a evitar que se repitan los errores de la transición. "Se trata de una gran escuela para nosotros" matizó.

Como hombre de formación cristiana, Oswaldo Payá comparte un profundo sentido por los temas sociales. En Praga señaló que hay que construir una sociedad humana "hacer la transición sin caer en los extremos neoliberales y sin que la democracia llegue como un castigo para la mayoría".



| VOLVER |