Emisión de la Radiodifusión Checa para el Exterior 
13-12-2018, 03:30 UTC
Música medieval en las tierras checas
 









La historia de la música en territorios checo, eslovaco y polaco, cuyos destinos políticos y culturales en los primeros siglos de su existencia están relacionados estrechamente, la podemos seguir desde la adopción del cristianismo que llegó a esa región alrededor del año 830 con misioneros alemanes. A ellos trató de enfrentarse el príncipe moravo Rastislav quien en 830 invitó a los misioneros bizantinos Constantino y Metodio. Estos empezaron a introducir la liturgia cantada en el eslavo antiguo, idioma que a diferencia del latín era comprensible para la gente común y corriente. La caída del imperio de Gran Moravia tuvo por consecuencia la reinstalación de la liturgia latina. A pesar de ello la canción en el eslavo antiguo sobrevivió en interpretaciones por el pueblo.

Manuscrito de la canción 'Hospodine, pomiluj ny!' El canto religioso está representado en el territorio checo por composiciones de valor extraordinario. Es ante todo la canción "Señor, ¡misericordia!" (Hospodine, pomiluj ny!). Se trata probablemente de la canción religiosa popular más antigua y más original conservada que aún se mantiene viva. La existencia de la canción está comprobada hacia el año 1055 en la narración del cronista Cosmas. Otra composición conservada es la canción "San Venceslao", de la que relata el cronista Benes Krabice de Veitmile. Surgió probablemente a finales del siglo XIII.

Ya en las primeras crónicas checas, por ejemplo en la de Cosmas, se habla en varias ocasiones sobre canciones populares profanas y también sobre músicos profesionales. La orientación política y cultural abrió a Bohemia y Moravia al arte caballeresco alemán - minnesang (de aquí los Minnesänger - cantantes y músicos de esa época).

La época célebre del canto religioso pasó a ser la reformación checa. El Maestro Juan Hus dedicó atención y cultivó el canto religioso en la Capilla de Belén de Praga, y según la tradición es mencionado también como compositor de canciones. En el Cancionero de Jistebnice está indicado como autor de las canciones Jesucristo, cura generoso (Jezu Kriste, scedrý kneze), Visítanos (Navstev nás) y Cristo deseado (Kriste zádúcí). Entre los contemporáneos de Juan Hus se menciona como autor de canciones a Jerónimo de Praga. El arriba mencionado Cancionero de Jistebnice, que surgió aproximadamente en los años 20 del siglo XV, reúne los testimonios del canto husita. Incluye cantos de misa, de vísperas y una colección de canciones guerreras y religiosas. El único autor al que conocemos por nombre es el cura Jan Capek de Tábor.