Emisión de la Radiodifusión Checa para el Exterior 
19-11-2018, 09:50 UTC
Música del romanticismo checo
 









Frantisek Skroup Esta época coincide con el resurgimiento nacional en las tierras checas. La manifestación más destacada del mismo en la esfera musical fue el surgimiento de la ópera checa. El gran éxito del drama con música La Familia Suiza del alemán Joseph Weigel (1766-1846) en 1823 impulsó a Chmelenský y Frantisek Skroup (1801-1862) a escribir la primera obra dramática y musical checa. Skroup nació en Osice, cerca de Pardubice, Bohemia Oriental, y empezó a componer ya en el liceo, continuando durante sus estudios de filosofía y derecho en Praga. Después del estreno de la ópera Lañador (Dráteník, 1826) se convirtió en director de orquesta del Teatro de los Estamentos de Praga. Con Chmelenský compuso otras dos óperas checas, Oldrich y Bozena (1826) y Las bodas de Libuse (1835). La música, que Skroup compuso para el drama Fidlovacka, de Josef Kajetán Tyl, se hizo inolvidable gracias a la canción Dónde está mi casa (Kde domov muj), que se convirtió en el himno nacional checo.

Bedrich Smetana Uno de los autores más significativos de este período y de Bohemia, en general, es, junto con Antonín Dvorák y Zdenek Fibich, Federico Smetana (1824 - 1884).

Federico Smetana nació en Litomysl, Bohemia Oriental, como hijo del maestro cervecero, Frantisek Smetana, y su tercera esposa Barbora Linková. La familia se mudó varias veces. Smetana estudió el liceo en Jindrichuv Hradec, Jihlava, Havlíckuv Brod, Praga y Pilsen, donde lo acabó bajo los auspicios de su primo. Como pianista se presentó en público por primera vez en 1830 en la academia de los filósofos de Litomysl. De importancia decisiva para el desarrollo artístico de Smetana fueron los estudios con Josef Proksch. Después de acabar sus estudios fundó en Praga una escuela de piano privada, y un año después se casó con su amor de los tiempos de estudios, Katerina Kolarova. En esa época se dedicaba como compositor exclusivamente al piano. El punto culminante de este período es el Trío so menor para piano (1855), en el que se reflejó su tristeza después de la muerte de su hija Bedriska. Tratando de escapar del ambiente en el que todo le recordaba la felicidad perdida, Smetana decidió cambiar de lugar. En 1856 se fue a Goeteborg, Suecia. El clima nórdico aceleró la enfermedad de su esposa Katerina que murió en 1859. Un año después, Smetana trajo a Suecia a su nueva esposa, Bettina Ferdinandiová, de 20 años de edad.

Smetana era un gran admirador de Liszt, mantuvieron contacto tanto por escrito, como personalmente. Smetana se vio impresionado por la mayor obra musical de Liszt - el poema sinfónico. Así surgieron Ricardo III, Campo de Wallenstein y Haakon Jarl. Después de relajarse la situación en Bohemia, Smetana se apresuró a regresar a su casa. En 1863 terminó la ópera Los brandenburgueses en Bohemia (en base al libreto de Karel Sabina), que tuvo un gran éxito (y aseguró al autor las finanzas que tanto necesitaba). La ópera La novia vendida fue acabada en 1866, y su estreno fue dirigido por el mismo compositor.

En 1886, por fin, Smetana se convirtió en director de orquesta del Teatro de los Estamentos de Praga. Como compositor se centró ante todo en las óperas. Surgieron las óperas Dalibor, Cascabel, Juicio de Libuse ... En esa época, durante largos tres años, fue naciendo también la ópera Libuse. Libuse crecía del sentimiento de la más alta responsabilid, del amor a la nación y con la fe firme en su futuro.

En la noche del 19 al 20 de octubre de 1874, a consecuencia de una larga enfermedad, Smetana se vio afectado por la mayor desgracia que pueda pasar a un compositor - sordera absoluta. En esta situación empieza a realizar su proyecto musical más antiguo - glorificar con un ciclo de poemas sinfónicos la patria y la nación. Surge el ciclo Mi patria, que incluye seis partes, Vysehrad, Vltava, Sarka, Por los campos y bosques de Bohemia, Tábor y Blaník. Aún a finales de su vida compuso las óperas El beso (1876), El secreto (1877) y La pared del diablo (1879-82). Federico Smetana falleció el 12 de mayo de 1884 en un hospital para enfermos mentales de Praga.

Antonin Dvorak Otra grandioso personaje del romanticismo musical checo es Antonín Dvorak. Nació el 8 de septiembre de 1841, en el pueblo de Nelahozeves, Bohemia Central. A sus 16 años ingresó en la escuela de ógano de Praga, luego pasó a ser viola de la banda de Komzak con la que se presentó en el Teatro de los Estamentos de Praga. Su primera obra es el Himno del poema Herederos de la Montaña Blanca del poeta checo, Vítezslav Hálek. Consiguió una beca del Estado y Johannes Brahms, el miembro del jurado con más influencia, lo recomendó al editor berlinés, Simrock. Para Simrock, Dvorak compuso en 1878 la primera serie de las Danzas Eslavas, que lo hizo famoso en todo el mundo. Las obras sinfónicas de Dvorak fueron propagadas por Bulow, Richter, y otros. Los oratorios y las cantatas se convirtieron en obras representativas de las asociaciones checas de canto, así como de célebres festivales ingleses. En los años 1890 y 1891, Dvorak fue nombrado doctor honoris causa de la Universidad de Cambridge y de Praga, respectivamente. Desde 1891 se desempeñaba como profesor, ejerciendo seguidamente el cargo de director artístico del Conservatorio de Praga, con excepción de los años 1892 hasta 1895 en los que dirigió el Conservatorio de Nueva York. Considerado como uno de los mayores compositores de su época, Dvorak falleció en Praga el 1 de mayo de 1904.

Zdenek FibichAparte de Smetana y Dvorak, otra personalidad significativa de la música checa de esa época, es Zdenek Fibich (1850-1900). Su obra incluye los géneros más diversos. De carácter íntimo son las canciones (Seis canciones, Rayos de primavera) y los duetos. Las composiciones para piano están representadas ante todo por el ciclo lírico De las montañas y la Sonata si bemol mayor para cuatro manos. La obra para orquesta incluye todas las formas de la época. La tercera sinfonía mi menor pertenece, junto con las sinfonías de Dvorak, entre las mejores sinfonías checas del siglo XIX. De las óperas de Fibich se consideran como las más importantes la Novia de Mesina y Sárka. Una parte importante de la obra de Fibich son melodramas - Nochebuena, Venganza de las flores, etc.

Compositores significativos

Bedrich Smetana(1824 - 1884)
Antonin Dvorak(1841 - 1904)
Zdenek Fibich(1850 - 1900)
Vilém Blodek(1834 - 1874)
Karel Bendl(1838 - 1897)