Emisión de la Radiodifusión Checa para el Exterior 
21-7-2019, 08:53 UTC
65 Años de Radio Praga
  Orígenes de las transmisiones para el exterior

Edificio de la estación de radiotelegrafía en la ciudad de
Podebrady, de donde se iniciaron en 1936 las transmisiones en Onda Corta. El gobierno checo tomó consciencia de que el país no disponía de ningún instrumento efectivo para repeler la propaganda enemiga en las ondas de radio. Las conferencias en varios idiomas transmitidas por Radiojournal los miércoles no eran suficientes.

A pesar de ello en el territorio checo tuvieron lugar durante un tiempo emisiones en Onda Corta: entre 1924 y 1927 la empresa Elektra hizo pruebas en onda corta. Las transmisiones se captaron hasta en Gran Bretaña.

Fue así como en los años 30 surgió en el Ministerio de Relaciones Exteriores la idea de aprovechar las emisiones en Onda Corta, puesto que podían captarse en el extranjero. Esta determinación la testimonia el memorando del Transmisores de onda corta en la estación de radiotelegrafía de la ciudad de Podebrady. Ministerio de Relaciones Exteriores de 1934 sobre el aprovechamiento de la radio como instrumento de propaganda del Estado, en el que se acentúa "la necesidad de crear una estación de radio de Onda Corta, con capacidad de transmitir propaganda para el exterior que se entienda en países como Alemania, Hungría, Italia y la URSS". El Ministerio de Relaciones Exteriores también advirtió en la necesidad de mantener una relación permanente con los paisanos en EE.UU., y que fuera creada una estación de Onda Corta, que debía comprenderse como una tarea del Ministerio de Correos y Telégrafos, que todo el asunto debía entenderse como una medida excepcional para la defensa del Estado. En 1934 el ministro de Correos y Telégrafos anunció en el Parlamento que en la ciudad de Podebrady se construirá una emisora de Onda Corta para difundir en el extranjero los logros de Checoslovaquia. De acuerdo con la prensa de la época para este fin fue aprobado un presupuesto de 3,5 millones de coronas.

El montaje de los transmisores y las antenas empezó en 1935 en la estación de radiotelegrafía de la ciudad de Podebrady, propiedad del Ministerio de Corres y Telégrafos. La estación en la ciudad de Podebrady, conocida como "Rádiovka", se construyó en 1923. En 1936 culminó la instalación de dos transmisores Marconi y del transmisor tipo SWB9/30 que tenía una potencia de 34 kW y trabajaba en las bandas de 13 a 100 metros, y precisamente fue el que empezó a utilizarse para las transmisiones de radio.

Director del Deparamento Técnico de la Radiodifusión Checoslovaca,
Eduard Svoboda, inauguró las transmisiones para el exterior. Las transmisiones de prueba, con una duración de varias horas, fueron inauguradas el 24 de julio. Los días 13 y 14 de agosto se transmitió las 24 horas del día. Se transmitió música, reproducida de discos gramofónicos, interrumpida cada veinte minutos con anuncios en varios idiomas. La música de los discos gramofónicos se transmitía desde un estudio improvisado en la misma estación de Podebrady, Las transmisiones regulares empezaron el 31 de agosto de 1936 a las 10 de la mañana y se realizaron desde los estudios de la Radiodifusión Checoslovaca en Praga. Se trató de una mezcla de música -de discos gramofónicos- y anuncios -en vivo- de los locutores en varios idiomas. Las transmisiones desde Praga fueron inauguradas con un discurso en inglés del director del Departamento Técnico de la Radiodifusión Checoslovaca, Eduard Svoboda.

Blatnerfon El objetivo de las emisiones al exterior fue resumido en 1936 por el ministro de Correos y Telegráfos, Alois Tucný de la siguiente manera: "El transmisor de la ciudad de Podebrady será un complemento de la red general de la radiodifusión checoslovaca y sus transmisiones serán gestionadas por la compañía Radiojournal. Es un hecho que la estación utilizará en gran medida- al igual que ocurre en emisoras extranjeras de Onda Corta- la información de la propaganda oficial y las noticias para el extranjero en los principales idiomas del mundo, así como programas especiales para los checos y los eslovacos que residen en el exterior, donde las transmisiones en otras frecuencias no se pueden captar. El propósito de la nueva emisora en Onda Corta será muy significativo, porque abrirá para nuestra cultura, sobretodo para la música, nuevas posibilidades en el mundo, al tiempo que facilitará que participemos en la noble competición con otros países europeos y demostremos en qué medida podemos brindar un aporte la desarrollo de la educación panhumana".

Al principio se transmitió por las ondas cortas un total de seis horas en tres bloques de dos horas: de 10 a 12, de 17 a 19 y de 20 a 22. A partir del 13 de septiembre se transmitió por separado para Europa ( de 20:25 a 22:30) y para América (de 3 a 5) los martes y los viernes, entonces se empezaron a transmitir los primeros noticieros.

Zdenka Walló, locutora de las Emisiones de la Radiodifusión Checoslovaca para el Exterior. Los conciertos fueron al principio el plato fuerte de las transmisiones, y se grababan en lo que se conocía como Blatnerfon, que lo originó al magnetófono. Se trataba de un aparato grande y pesado que permitía la grabación del sonido en unas finas cintas metálicas.

El idioma hablado no era muy explotado por lo que las intervenciones de los locutores eran siempre en vivo. Se trató de la presentación de los programas y de las noticias ( en las transmisiones para Europa en checo, eslovaco, alemán, francés e inglés, mientras que la transmisiones para América se hicieron en checo, eslovaco, inglés y ocasionalmente en rutenio). Los temas hablados, como por ejemplo las conferencias se transmitían sobre todo en checo y algunos en inglés.

El Departamento de las Transmisiones en onda corta tenía dos oficinas en la parte trasera del edificio de la Radiodifusión Checoslovaca y contaba con ocho personas. En el equipo destacaba la señora Zdenka Walló, renombrada locutora de la Radiodifusión Checoslovaca, que gracias al dominio de varios idiomas empezó a trabajar en las emisiones para el exterior.

Helena Kronská, locutora. En el Departamento de las Transmisiones en Onda Corta trabajaba también Helena Kronská: "En el Departamento de las Transmisiones en Onda Corta de la Radiodifusión Checoslovaca empecé a trabajar en 1936. Me encargaba de la correspondencia, no obstante, un día que se enfermó la locutora Zdenka Walló me pidieron que la reemplazara. La prueba de fuego fue todo un éxito, así que hasta 1939 además de encargarme de la correspondencia trabajaba como locutora. Anunciaba en vivo la programación, seguidamente venían las noticias y después hacía una seña al técnico para que pusiera la música del Blatnerfon. Lo mismo se hacía en otros idiomas, como por ejemplo: alemán, inglés y francés. Los locutores teníamos que hacer los anuncios en todos los idiomas".

Además de las emisiones para América y Europa en onda corta, se transmitieron programas "domésticos" (de 10 a 12 y de 17 a 19) que se tomaban de Radiojournal. Muy alentadoras resultaron las repercusiones a las transmisiones de las emisiones para el exterior. Las primeras cartas llegaron a principios de septiembre y a finales de 1936 se habían recibido 4443 misivas. De los paisanos eran 267, de esto la mitad de Norteamérica. Como recordara Helena Kronská todas las cartas se anotaban rigurosamente en un registro especial: "Llegaban cartas de todo el mundo, pero sobre todo de Inglaterra y EE.UU. Respondía todas las cartas y llevaba un registro de todas las personas que nos escribían. Los informes se los entregaba al director del Departamento Técnico, Eduard Svoboda, que siempre se interesaba mucho por las informaciones sobre cómo y dónde nos escuchaban".


Volver