Emisión de la Radiodifusión Checa para el Exterior 
22-11-2019, 04:53 UTC
65 Años de Radio Praga
  Tambores de guerra

Karel Capek (primero a la izquierda) y Frantisek Krizik  en los días en que se envió el mensaje de paz. A finales de 1937 cuando la amenaza del fascismo en Europa era inminente, Radiojournal registró un cambio muy importante: el 24 de diciembre a las 11 de la noche todas las estaciones de la Radiodifusión Checoslovaca enviaron un saludo a todas las personas de buena voluntad. Al mensaje de paz de sumaron, por ejemplo, el científico Frantisek Krizik (1847-1941) conocido como el Edison checo y el escritor Karel Capek (1890-1938). Frantisek Krizik se dirigió a Albert Einstein, mientras que Karel Capek al poeta Rabindranath Thakur. En su mensaje, Capek hizo énfasis escribió entre otras cosas: "Maestro Thakur, le saludos desde Checoslovaquia, ahora nevada, desde una Europa donde extrañamos al mundo occidental, donde ni los países más desarrollados pueden estrecharse las manos como hermanos. En momentos en que el extremo occidental y en el oriental de nuestro continente retumban los cañones, se dirige a usted la débil voz de la democracia occidental: Qué viva el mundo, pero un mundo de personas iguales y libres". Einstein y Thakur, escucharon los mensajes y de inmediato respondieron. Este es un fragmento de la respuesta de Albert Einstein: "Este mensaje navideño está dirigido a todos aquellos a los que en momentos de caos sienten en su corazón la necesidad de proteger los valores espirituales. Todos ellos saben que Checoslovaquia defiende en condiciones sumamente difíciles las libertades políticas y los derechos humanos, sin los que resulta imposible la evolución de la vida espiritual. Es por ello que se dirigen saludos y deseos de esperanza a todos los amigos de la verdad, el humanismo y la libertad en la República de Checoslovaquia, en el corazón de Europa, que gracias a la sabia dirección de hombres visionarios han conseguido y conseguirán trabajar por un futuro mejor para Europa".

En 1938, en la preguerra, la evolución de las emisiones para el exterior culminó. Las transmisiones para Europa y América habían aumentado una hora diaria, mientras que hacia Oriente dos horas más. En la primera mitad de 1938, el volumen de las transmisiones alcanzaba las nueve horas diarias. Los programas para Europa los componía un noticiero en checo, media hora de música, noticias en alemán, conferencia en inglés, alemán o en francés, media hora de música, noticias en francés, veinte minutos de música, noticias en inglés, una pausa técnica y 25 minutos de música. Los programas musicales ocupaban tres cuartas partes de la programación, las noticias el 15 por ciento, las conferencias el 5 por ciento, mientras que los programas literarios y las revista de prensa el 5 por ciento. En 1938 Radiojournal se incluyó entre las empresas importantes para las seguridad del país, por lo que el Estado tomó el control de las transmisiones.

En 1938 se incorporó a las emisiones para el exterior el poeta y literato Ivan Jelínek, oriundo de la ciudad morava de Brno, quien recuerda de la siguiente manera los dífiles años 30: "Nuestras emisiones en checo y eslovaco estaban concebidas para los paisanos en EE.UU., los programas en inglés para Gran Bretaña y el mundo angloparlante en África y Asia; algo similar representaban los programas en francés, mientras que las emisiones en español estaban dirigidas a América Latina. La estación Praha OLR que transmitía además de música, una tercera parte de la programación, estaba en el éter 20 horas diarias. Teníamos noticieros en checo, eslovaco y en todos los idiomas antes mencionados; todo se enviaba al transmisor por cable desde la Agencia de Noticias Checa (CTK). Todos los libretos debieron entregarse al doctor Fort, encargado de la censura, quien salvó muchas cosas".

Bozena Danesová, locutora El señor Ivan Jelinek explicó una serie de detalles interesantes. Cabe destacar la transmisión directa de las noticias desde CTK, hecho que durante la preguerra rigió en toda la Radiodifusión Checoslovaca. No obstante, esto cambió en los críticos días del otoño de 1938, en la radio surgió un Departamento de Noticias, que elaboraba noticieros en varios idiomas para las emisiones en onda corta para el exterior. Interesante resulta el papel del responsable de la censura y el nombre de la estación de radio. La existencia de la censura la confirmaron diferentes veteranos y todos coincidieron que no se trataba de una censura muy estricta, a tal punto que muchos textos -sobre todo en otros idiomas- no se leían. En cuanto a la identificación internacional para la onda corta, la Radiodifusión Checoslovaca recibió el prefijo OLR, seguido de la frecuencia correspondiente. Por ejemplo en la banda de los 19 m. se utilizaba el transmisor de la ciudad de Podebrady con la identificación OLR5A y OLR5B, en la banda de los 25 m. se utilizaba OLR4A y en 49 m. OLR2A. La característica musical de las emisiones en onda corta eran los primeros acordes de la Sinfonía del Nuevo Mundo de Antonín Dvorák.

En el otoño de 1938, durante el Pacto de Munich que permitió la desmembración de la zona fronteriza checoslovaca conocida como los Sudetes a favor de Alemania, se notó una significativa ampliación de las emisiones. Aumentaron los noticieros y las emisiones alcanzaron durante la crisis de septiembre un total de 22 horas diarias. Poco después de la firma del Pacto de Munich (15 de octubre de 1938) fue aprobado un nuevo esquema de transmisiones. A las tradicionales emisiones para Europa, América y Oriente, se sumaron dos nuevas emisiones para América Central y Sudamérica. La duración de los programas alcanzó las 19 horas diarias, de ello 14 horas de música y más de tres horas noticias. A los idiomas tradicionales (checo, eslovaco, inglés, alemán, francés, español y ruteno) se añadieron italiano, portugués, serbocroata y rumano. Para alcanzar mayor efectividad, las emisiones en onda corta se fundieron con la estación Praga II. Esto significó que la programación de la onda corta y de la onda media de Radio Praga II se transmitieron para el exterior y para el interior. En diciembre de 1938, después de perder los transmisores en las zonas fronterizas y tras la relativa separación de Eslovaquia la empresa Radiojournal se transformó en la Radio Checoslovaca. En la época del Pacto de Munich trabajó en la Radio Checoslovaca el periodista canadiense y futuro historiador Gordon Skilling. En Praga, Skilling terminaba sus estudios de doctorado, por lo que aprovechó la posibilidad de cooperar como redactor en las emisiones para el exterior: "Trabajé en las emisiones para América del Norte preparando noticieros utilizando noticias checas y diarios. Recuerdo la gran decepción de todos tras los acontecimientos de Munich. Uno de mis jefes en la Radio -se llamaba Kraus- optó por lanzar al río Moldava la orden de la Legión de Honor francesa, como manifestación de protesta por lo ocurrido".

En esta relación caber recordar el importante papel que desempeñó la Redacción en Esperanto, en cuanto a la difusión de informaciones sobre los acontecimientos en la Checoslovaquia de preguerra. Los programas en esperanto no eran parte de las emisiones para el exterior, no obstante se dirigían al mismo grupo de radioescuchas. Los programas se preparaban en las estaciones regionales, como por ejemplo en las de las ciudades de Brno, Ostrava y se transmitían por las ondas medias. Se trataba de conferencias sobre Checoslovaquia y en 1938 se incorporaron noticieros sobre el acontecer político del país. Las repercusiones sobre las transmisiones en esperanto llegaron del mundo entero, y el último año de la preguerra se contó con más de 2000. Debemos recordar que en 1938 dos programas en esperanto también se transmitieron por las ondas cortas.

Advertencia en los radiorreceptores durante la guerra: No olvides que
escuchar emisoras extranjeras se castiga con cárcel o pena de muerte. El 15 de marzo de 1939 el resto del país fue ocupado por la Alemania nazi y se declaró el Protectorado de Bohemia y Moravia. La locutora Bozena Danesová recordó ese día con las siguientes palabras: "El 15 de marzo me encontraba en el estudio y esperaba la señal de costumbre desde el transmisor de Podebrady. Lo que ocurrió no se lo esperaba nadie. Se escuchó que alguien llamaba a la puerta, y después la voz de un oficial alemán. Tengo que confesar que se comportó de manera muy correcta. Se disculpó y dijo que le daba mucha pena, pero que el transmisor de Podebrady había sido puesto fuera de servicio. De esta manera se puso fin a las emisiones en onda corta, que salía al aire como OLR, del período de la preguerra. La ocupación nazi puso fin a mi carrera de locutora".

Por su parte, el señor Ivan Jelínek recuerda los dramáticos acontecimientos del 15 de Marzo de la siguiente manera: "En el edificio de la Radio se instaló el nuevo jefe, que tenía el título de "Fuhrers Stellvertreter", que se llamaba Marek. Pedí audiencia y le expliqué que había estudiado el discurso de Hitler en el que prometía la independencia cultural de la nación checa. Es por ello que le pregunté si consideraba que la Radio era parte de la cultura nacional checa. Marek no ocultó su sorpresa y respondió que sí. Entonces, le pedí que diera la orden para la reanudación de las emisiones en onda corta de Radio Praga OLR. Marek prometió que intervendría en el asunto. Dos días después me informó que podían continuar las emisiones en onda corta pero solo en checo".

Placa conmemorativa a las víctimas del fascismo en el edificio de la Radio Checa.
Este recuerdo demuestra que durante la guerra las emisiones en onda corta no desaparecieron del todo. De un total de veinte horas diarias quedaron solo dos que se transmitían a América del Norte. Sobre todo se transmitía música y un noticiero oficial de diez minutos en la frecuencia OLR4A en la banda de los 25 m. que en verano se convertía en OLR5A en la banda de los 19 m. Después de la ocupación nazi la transmisión mutilada de la Radio Checo-eslovaca gradualmente surgió la Radio Checa que pasó a formar parte de la Radio del Tercer Reich, como "Rundfunk Bohmen und Mahren". Todos los medios de comunicación oficiales, incluida la Radio, pasaron a formar parte de los instrumentos de propaganda nazi. Por orden del Ministerio de Transportes y Comunicación todos los empleados de origen judío tuvieron que abandonar en marzo de 1939 sus puestos de trabajo en la Radio. La mayoría de los redactores y locutores de las emisiones en onda corta se fueron de la Radio. Algunos de ellos, como el señor Ivan Jelínek, emigraron y cambiaron de empleo. La locutora Zdenka Walló, de origen judío, terminó en un campo de concentración. A las víctimas del fascismo fue dedicada una placa conmemorativa que se encuentra en la entrada al edificio de la Radiodifusión Checa.


Volver