Emisión de la Radiodifusión Checa para el Exterior 
11-7-2020, 01:21 UTC
Cronica 1968 - 4a parte
 
Escudo de los comunistas checosLa mayoría de los checoslovacos apoyaba el proceso democratizador de la Primavera de Praga ya que se sentían magníficamente en la atmósfera de la libertad.Por primera vez desde el golpe comunista de 1948 los ciudadanos no comunistas dejaron de sentirse personas de segunda categoría.De cara a este peligroso experimento la dirigencia soviética temía una reacción en cadena en toda Europa del Este.El contagio libertario podía propagarse incluso a la propia Unión Soviética.

La dirigencia soviética se dio cuenta, en la primavera de 1968, que el Partido Comunista de Checoslovaquia en el que existía una fuerte corriente reformista, perdía el control sobre la situación y adoptaba medidas democratizadoras que exigía la ciudadanía.

Durante cada encuentro con los compañeros checoslovacos, Leonid Brezhnev abrazaba y besaba efusivamente al líder comunista Alexander Dubcek, símbolo de los cambios de la Primavera de Praga. Entretanto,los Estados Mayores de cinco países del Pacto de Varsovia empezaron a preparar la invasión apenas aparecieran las primeras señales de que Checoslovaquia quisiera salirse de las pautas neostalinistas.

Alexander Dubcek, foto: CTK En marzo del 1968. en la reunión de Dresden de los cinco con Alexander Dubcek, ellos amenazaron a Checoslovaquia con una intervención militar...

A principios de mayo, el parisino Le Monde citó la declaración del comandante político del Ejército soviético, Yepishov: "Es posible que un grupo de comunistas checoslovacos leales se dirijan a la Unión Soviética y a los demás partidos pidiendo ayuda a fin de salvaguardar el socialismo en Checoslovaquia.En tal caso, la Unión soviética está dispuesta a cumplir con su deber internacionalista."

El general soviético se apresuró a desmentir la información. La dirigencia checoslovaca hizo lo mismo, ignorando deliberadamente la advertencia de que el ala conservadora del Partido Comunista de Checoslovaquia y la quinta columna soviética ya barajaban la idea de la intervención militar.

Mientras tanto, en la prensa de los países socialistas recrudecían los ataques contra el proceso democratizador en Checoslovaquia. De ello les hablaremos en el próximo capítulo.