Emisión de la Radiodifusión Checa para el Exterior 
13-8-2020, 20:47 UTC
Temas

Información elemental

 Por


Siempre en otoño se reúne el Consejo de Gobernadores del Fondo Monetario
Václav KlausVáclav Klaus
Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM); y la idea de celebrar en Praga la reunión anual antes del fin del milenio fue impulsada en 1993 por el Primer Ministro checo, Václav Klaus. La decisión final fue anunciada en octubre de 1996. El Gobierno checo facilitó del presupuesto estatal los recursos necesarios y encargó al Ministerio de Finanzas la organización del evento a nivel nacional.
Václav Klaus no lo dice en voz alta. No obstante, es sabido que muchas personas han perdido el sueño como consecuencia del encuentro en Praga de los principales hombres del mundo de las finanzas. Resulta que los preparativos han tenido unos costes enormes. Hasta el último momento no se sabía quien costearía los gastos de la reconstrucción del Centro de los Congresos, antiguo Palacio de la Cultura construido en la extinta Checoslovaquia comunista. Las empresas constructoras reconocen que trabajaron contra reloj, pero las obras fueron concluidas a
Horst KoehlerHorst Koehler
tiempo y el máximo representante del FMI, Horst Koehler dio su visto bueno a finales del julio de 2000.
Los sucesos en la ciudad estadounidense de Seattle, en la que los adversarios a la globalización convirtieron el lugar en un campo de batalla provocaron nerviosismo general en Praga. No es de extrañar que el Ministerio del Interior checo tomara amplias medidas de seguridad.
Alguien podría decir que el Ministerio del Interior se toma las cosas demasiado en serio. Sus instrucciones en Internet ponen nervioso a cualquiera: los ciudadanos deben abastecerse de medicamentos y comida. No abandone su casa, si no es estrictamente necesario. "Respete las instrucciones de la policía. Durante la reunión del FMI respete todas las instrucciones, aún cuando se trate de limitaciones. A pesar de que sus razones personales sean importantes, la policía no podrá satisfacerle..." El Ministerio del Interior checo pidió ayuda al Ejército, pero se comprometió a que los soldados se mantendrán lejos de Praga y que cumplirán tareas puramente técnicas. En toda la capital las escuelas cerrarán sus puertas y los estudiantes tendrán una semana de vacaciones.
Václav Havel: "Me parece como si se estuvieran preparando para una guerra civil, y desean que todo pase lo más pronto posible".
Quizás la reacción de pánico del Ministerio del Interior se comprenda mejor después de conocer algunas de las declaraciones de los líderes de las organizaciones que preparan los actos de protesta en Praga. La directora de la Organización Jubilee 2000, Pettifor, dio a entender que los acontecimientos de Seattle fueron tan sólo una especie de borrador. No obstante, la agrupación dijo que las palabras de la directora habían sido malinterpretadas.
Las autoridades checas calculan que el número de manifestantes podría llegar a las 20 mil personas. En Seattle hubo más de 30 mil. En el estadio Strahov en Praga, se piensa levantar un campamento de tiendas de campaña para muchos de ellos. Se cuenta que gracias a la reunión anual del FMI y del BM arribarán a Praga unos 15 participantes, incluidos cuatro mil delegados, 1500 periodistas y más de 5000 mil visitantes y huéspedes.
Los políticos checos han reaccionado de maneras muy diferentes. El ministro
Stanislav GrossStanislav Gross
del Interior, Stanislav Gross, ha reaccionado de manera un tanto ambigua. En declaraciones para la prensa dio a entender que a pesar de su tarea como defensor del orden público, más bien simpatiza con los opositores de la globalización que reprsentan organizaciones como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. El antiguo Primer Ministro, Václav Klaus, también critica al FMI, pero a diferencia del socialdemócrata Gross, es representante de la derecha. Recientemente sostuvo que la llegada de Horst Koehler podría introducir uno poco del talante alemán al FMI: "Esperamos que la capacidad y mentalidad alemanas cambien de manera positiva al FMI..."
Algunos de los políticos checos de turno tienen muy fresco su pasado disidente, por lo que sus experiencias con los cañones de agua de la policía comunista les provocan ciertas simpatías por los adversarios de la globalización. El presidente Václav Havel, antiguo disidente, tomó el papel de mediador entre los campos enfrentados
"...la atmósfera de entendimiento, discusiones y reflexiones, surgen de la preocupación conjunta por el destino del mundo".
El presidente Václav Havel cree firmemente en el papel de la sociedad civil y
Václav HavelVáclav Havel
de las Organizaciones No Gubernamentales. Tiene fama de ser un excelente mediador y es por eso que para el día 23 de septiembre convocó en el Castillo de Praga, sede presidencial, una especie de "congreso de cámara" con la participación de doscientas personalidades, que "de alguna manera tienen que algo agregar u opinar sobre la civilización actual y sobre la responsabilidad por las regiones más pobres del mundo". En la reunión participarán representantes de las ONG, del FMI y del BM. El nuevo jefe del FMI, Horst Koehler, conocido por su fama de reformador recibió la invitación de Havel con las siguientes palabras: "En caso de que tengamos la voluntad suficiente para para escucharnos mutuamente, y aprender unos de otros, tenemos la posibilidad de mejorar el mundo", dijo Koehler después de entrevistarse con el presidente Havel.
"Queremos ver dentro de varios meses solucionado el problema del endeudamiento de los países más pobres"
(Tomás Tozicka, campaña antiglobalización)
Durante su visita a Praga, en julio, Horst Koehler se entrevistó con varios representantes de ONG con la esperanza de establecer una atmósfera para el diálogo. La mayoría de los representantes nacionales y extranjeros de las ONG saludaron esta iniciativa. Juraj Zámkovský, director de la ONG Priatelia Zeme Slovensko después de la reunión señaló:"Coincidimos en que es necesario elevar el nivel de transparencia del FMI". Pero de una sola vez dio a entender que las contradicciones principales perduran.
Por su parte, el director de Jubilee 2000, Adrian Lovett, se comprometió a que las manifestaciones en Praga serán pacíficas: "Viajaremos a Praga. Llevaremos un mensaje pacifista, positivo y alegre. Hace dos años organizamos una acción similar en Birmingham y el año pasado en Colonia, Alemania. Decenas de miles de personas salieron a las calles con un mensaje claro- concedamos una pausa a los países más pobres del mundo; debemos hacerlo ahora, tenemos una gran oportunidad puesto que termina el milenio. Este es el mensaje positivo que les traemos también a ustedes".
"Praga se convertirá por un corto tiempo en un lugar donde se discutirá sobre el futuro del tiempo".
Václav Havel
"Debemos aprender la lección de los errores pasados".
Thomas Dawson
(Director de Relaciones Exteriores del FMI)
"Es necesario empezar la lucha contra la pobreza. No es posible que con la globalización unos se enriquezcan y otros se vuelvan más pobres" Tomas Tozicka (campaña antiglobalización).
Durante sus recientes visitas a Praga, Horst Koehler y el vicepresidente del Banco Mundial, Mats Karlsonn se refieron a algunos de los temas principales que podrían ser abordados durante la sesión del FMI y del BM:
* Perspectivas de la economía mundial, incluidos los debates sobre los documentos más recientes de Perspectivas de la Economía Mundial (será publicado el 19.9).
* La reforma interna del FMI y del BM, incluida la búsqueda de mecanismos para reforzar el apel de cada uno de los estados: "Resulta indispensable dar forma concreta a la idea de la asociación de los miembros del FMI" (Koehler).
* Orientación de la estabilidad macroeconómica tomando en cuenta el crecimiento de los apoyos Inventarización de los esfuerzos sobre el fortalecimiento del sistema de financiación externa, lecciones de lo ocurrido en las crisis de Asia, México y Rusia.
* Ayuda a los países más pobres. Koehler se refiere a otra moratoria a las deudas y a una especie de mayor entendimiento para con los países pobres. Al mismo tiempo los representantes del FMI aseguran que todo depende de las posturas individuales de los países en torno a la moratoria de las deudas. Según Koehler, el FMI busca caminos para "ayudar a los países subdesarrollados para que lleven a cabo las reformas necesarias con ayudas técnicas".
* Sanidad -lucha contra el SIDA, la malaria y la tuberculosis- búsqueda de programas para la financiación de inversiones para la erradicación de dichas enfermedades en los países más pobres del planeta.
La reunión anual tendrá lugar del 26 al 28 de septiembre de 2000, pero antes se celebrarán unos 30 seminarios y paneles de trabajo con cuatro temas principales:
Cambios en las finanzas mundiales
Comercio e inversiones
Informaciones y tecnología
Desarrollo del potencial humano
De acuerdo con las informaciones de la página WEB del FMI los participantes en dichas actividades son "expertos en el campo del comercio mundial, las finanzas y el desarrollo".
El 19 de septiembre el FMI publicará su informe semestral sobre las perspectivas de la economía mundial.