Emisión de la Radiodifusión Checa para el Exterior 
13-8-2020, 20:44 UTC
Temas

Información elemental

 Por
La construcción de la Central nuclear de Temelín fue aprobada en 1980 por el régimen comunista, pero las obras como empezaron en 1983. El proyecto original tenía cuatro reactores de producción soviética tipo VVER-1000, o sea, cada uno de 1000 MW. La construcción del primer bloque comenzó en 1987, no obstante, en un principio se creía que la obra estaría terminada en 1991 con un costo de 35 mil millones de coronas, y que la planta produciría electricidad a partir de noviembre de 1992.
Después de la "Revolución de Terciopelo" que puso fin al comunismo en 1989, las prioridades económicas del país se centraron en otros campos. Después de arduos debates, fue contratada la empresa norteamericana Westinghouse para que actualizara los estándares internacionales.
En 1993 el gobierno democrático decidió construir sólo dos bloques. El primero debía estar terminado en 1995, y el segundo a mediados de 1997. A partir de ese momento el presupuesto de la obra empezó a crecer desmesuradamente y la empresa encargada de la obra postergó continuamente la fecha para el fin de los trabajos. La fecha de puesta en marcha se fue postergando y el presupuesto aumentando sin que el Gobierno se preocupara del asunto.
El presupuesto original de 35 mil millones de coronas, ascendió en 1999 a 71 mil millones de coronas, pero el coste final se estima en 100 mil millones de coronas. En 1998, el gobierno interino de Josef Tosovsky ordenó un estudio sobre la viabilidad de la planta para continuar los trabajos.
En agosto de 1998, el gobierno del socialdemócrata Milos Zeman conformó una comisión para que determinara cuál sería el futuro de la Central Nuclear. El resultado después de muchas discusiones fue que la Planta debía terminarse a tiempo. La comisión determinó que la República Checa no necesitará nuevas fuentes de energía como mínimo hasta el año 2010. No obstante, en el informe se indica que después de la puesta en marcha de Temelín, la República Checa tendrá problemas para vender en los mercados europeos sus excedentes de electricidad.
El 12 de mayo de 1999, el gobierno decidió completar Temelín, para ello tomó como base los informes del Ministerio de Finanzas y del Ministerio de Industria y Comercio. A pesar de las duras críticas de la vecina Austria -país sin centrales nucleares- y la postura negativa del Parlamento Europeo, el Gobierno checo anunció que pondrá en marcha la Central de Temelín.