Emisión de la Radiodifusión Checa para el Exterior 
19-10-2019, 23:09 UTC
Temas
 Por

Henrik Klemetz, Suecia
Son numerosos los deportistas checos que han acaparado mi interés a lo largo de los años. Para los aficionados al deporte invernal en este país no hay nada que despierte más fervor que los encuentros de hockey sobre hielo de la selección nacional sueca con el temible equipo checo. En este deporte los checos sobresalen y siguen conquistando, año tras año, preseas o trofeos en los torneos internacionales donde participen.
Entre los atletas individuales hay un personaje que quiero destacar. Se trata del atleta Emil Zátopek. Y es porque Zátopek efectivamente se convirtió en un ídolo mío cuando, apenas cumplidos los 10 años, me dedicaba a las prácticas del atletismo. Al correr, más de una vez pensaba en el corredor checo, diciéndome a mi mismo que si él podía, yo también lo haría.
En esa época vivía en función del atletismo. Registraba y memorizaba cualquier alteración de los récords mundiales. Ya en los JJ 00 de Londres, en 1948, Zátopek había asombrado al mundo al conseguir tres medallas de oro. Posteriormente borraría de las listas de plusmarquistas a personajes legendarios como Paavo Nurmi y Gunder Hägg.
El que lo haya visto correr no lo olvida fácilmente. Su estilo característico le mereció el apodo de "la locomotora", y debió de haber tocado alguna fibra íntima en mi, al igual que en otros muchos, al demostrar una fortaleza física y un aguante fuera de lo normal. Fue Zátopek el primero en correr 10 kilómetros por debajo de los míticos 29 minutos.