Emisión de la Radiodifusión Checa para el Exterior 
21-7-2019, 09:36 UTC
Temas
 Por
Joyas de coronación
Las joyas de coronación del Reino de Bohemia son uno de los tesoros más valiosos del patrimonio nacional checo, que puede ser expuesto exclusivamente en el Castillo de Praga. Normalmente, las joyas yacen depositadas en una cámara especial en la catedral de San Vito, en Praga, detrás de una puerta con siete cerrojos. Las llaves están en posesión de las siguientes personas: el presidente de la República, el primer ministro, el arzobispo de Praga, el presidente de la Cámara de Diputados, el presidente del Senado, el decano del Capítulo Metropolitano de San Vito y el alcalde de Praga.
La pieza más antigua fue fabricada en 1347 por orden del rey de Bohemia, Carlos IV. A finales del siglo XIV fue sometida a algunos retoques y a partir de entonces no ha cambiado. La joya fue confeccionada en oro de 22 Kilates, pesa más de dos kilos y su altura es de 19 centímetros. Está engastada con 96 piedras preciosas y 20 perlas. La parte superior de la corona representa una cruz decorada con un gran camafeo romano.
Según la leyenda, el que se coloque la corona sobre la cabeza sin derecho a ello morirá dentro de un año. El último que lo hizo fue el Protector del Reich, Reinhard Heydrich, en noviembre de 1941. El 4 de junio de 1942 falleció víctima de un atentado de la resistencia antinazi checa.

El cetro y la esfera originales que fueron utilizados en la coronación de Carlos IV están depositados en Viena. Los que hoy forman parte de las joyas de coronación son más recientes. Fueron fabricados por orden del emperador Fernando I entre los años 1532 y 1534.
El cetro mide 67 centímetros, pesa poco más de un kilo y está decorado con cuatro zafiros, cinco espinelas y 62 perlas
La esfera pesa 780 gramos y mide 22 centímetros de altura. Su superficie está cubierta con un relieve con motivos de la vida de Adán y del rey David. Bajo la cruz pone el texto en latín: DOMINE IN VIRTUTE TUA LETABITUR REX ET SUPER SALUTARE TUAM EXULTABIT (Señor, el rey se alegra por tu fuerza y ¡cuánto goza con tu victoria!).

La capa fue elaborada en seda de lujo. Tiene forma de medio círculo y lleva una cola de más de dos metros. Está bordada con piel de armiño. Proviene de los principios del siglo XVII, probablemente, de los tiempos de Fernando II, quien fue coronado rey de Bohemia en 1617.
En el acto de la coronación de los soberanos checos fueron utilizadas también una cruz, llamada la cruz de coronación, y una espada, denominada la espada de San Venceslao. Los dos objetos se exhiben junto con las joyas de coronación, pero pertenecen al Tesoro de San Vito.
Foto: Administración del Castillo de Praga